La bajada de temperaturas y el exceso de ruido son las principales causas de infección y dolor de oídos, por lo que los tapones y gorros son clave a la hora de prevenir cualquier complicación para proteger los oídos del frío y evitar que un catarro derive en una molesta otitis media.

Cuando se produce una infección de vías altas, tipo un catarro con mucho moco, sí puede llegar a afectar a nuestros oídos, la mucosidad hace que los oídos no ventilen bien a través de la trompa de Eustaquio y por eso suelen ser más frecuentes en esta etapa del año las otitis medias.

Los cambios bruscos de temperatura que se producen en invierno ya que se pasa de espacios con calefacción, a la calle con mucha rapidez son poco recomendables.

También mantenernos en lugares donde el ruido es excesivo no es lo ideal para mantener nuestra salud auditiva.

Realizar una revisión auditiva después de haber pasado una infección del oído para comprobar si su audición ha resultado afectada es una forma de protegerlos.

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.