La timpanometría es una prueba auditiva para estudiar el estado del oído medio, la movilidad del tímpano y los huesecillos conductores del mismo y se utiliza para comprobar la impedancia acústica, es decir, para saber con mayor exactitud qué dificultad tiene el movimiento vibratorio para atravesar el oído medio. La impedancia acústica es la resistencia que oponen la membrana timpánica y la cadena de huesecillos al paso de la energía sonora.

Por eso, el sistema del tímpano y los huesecillos tienen una función de adaptador de impedancia, y es esta propiedad la que optimiza y filtra la cantidad de energía acústica transmitida a la cóclea desde el medio exterior. Esta técnica sirve para detectar alteraciones en el oído medio, como la perforación timpánica, la otitis infecciosa, tumores, enfermedades de los huesos de conducción del oído medio o alteraciones congénitas, entre otras. Para asegurarnos de que el sistema auditivo está limpio y que no existe ninguna perforación del tímpano, primero se realiza una otoscopia. A continuación, se introduce el timpanómetro en el canal auditivo.

Este dispositivo cambia la presión en el oído, generando un tono puro para medir las respuestas del tímpano al cambiar el sonido a diferentes presiones. Este proceso genera una serie de datos que se plasman en un timpanograma. Cuando la presión en el oído medio es normal y existe una movilidad correcta del tímpano y los huesos conductores, decimos que es un timpanograma normal. Si crees que tu oído medio no funciona correctamente y quieres saber en qué estado se encuentra, te recomendamos visitarnos para realizar una otoscopia y una timpanometría.

Nuestro trabajo es cuidar de tu audición.

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.