La orejas están llenas de pequeños vasos sanguíneos superficiales que transportan sangre rica en oxigeno. El hecho de que las orejas se nos calienten y pongan rojas en ciertos momentos es a causa de los cambios de temperatura externos o por causas emocionales, como la vergüenza, la culpa o el nerviosismo.

¿Por qué se ponen las orejas rojas? La explicación física de este fenómeno es la dilatación de los vasos sanguíneos, que ocasiona un aumento del flujo de sangre en la zona, por el que aumenta temporalmente la temperatura. Mientras persiste la vasodilatación, las orejas se mantienen de color rojo y caliente, finalmente, el enrojecimiento se extiende sobre todo el oído. A veces, los vasos sanguíneos se dilatan o se producen las hemorragias internas debidas a un fuerte golpe en la oreja. Esto también puede causar una sensación del ardor en la oreja a la que se refiere a veces como “las orejas en llamas”. Mejillas calientes y rojas también se observan a menudo junto a esta reacción.

El enrojecimiento de la oreja en algunos casos puede ser sintoma de inflamación, que de ser prolongado puede llevar a un deterioro del cartilago de la oreja e incluso perdida parcial o total de la audición.

Cuida tú audición en Clínica Coda.

 

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.