Los oídos y nuestro sistema cognitivo envejecen y son susceptibles de sufrir algún daño a lo largo de la vida cómo cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Esto implica un deterioro en mayor o menor medida y a las personas que lo sufren de forma más acusada, se les traduce en una falta de audición. El sistema auditivo es complejo y va mucho más allá de los oídos que acaban siendo ‘simples’ traductores para nuestro cerebro; que es verdaderamente donde escuchamos. En función de donde se encuentre la zona del sistema auditivo afectada, el audioprotesista podrá gestionar esas expectativas que muchas veces son el causante de las frustraciones y los desencantos.

Las personas que piensan ‘oigo pero no entiendo’ suelen tener pérdidas auditivas neurosensoriales. Es decir, no tienen pérdidas transmisivas que simplemente conllevan una mala transmisión del sonido. Tienen afectada la zona más interna del oído o parte de la vía auditiva que conecta con nuestro cerebro. Estos casos se manifiestan con afectaciones leves que pueden llegar a ser graves, afectando al sistema cognitivo que es el responsable de interpretar lo que oímos. Es por este motivo que la gente que padece este tipo de pérdida auditiva, puede encontrarse con mucha más facilidad en esta situación de “oigo pero no entiendo”. Nuestra misión es la de devolveros una audición que os permita comunicaros con los demás y tener una vida normal y la solución pasa por llevar audífonos y entender hasta que punto nos aportan beneficios.

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.