La hipoacusia es una disminución de la sensibilidad auditiva que afecta al oído que puede presentarse de manera unilateral, cuando afecta un solo oído, o bilateral, en caso de que afecte ambos. Es la incapacidad total o parcial para escuchar sonidos.

La complejidad de este trastorno es que es relativamente común, puede tener lugar por diferentes motivos, presentarse en diferentes grados y puede empezar en cualquier etapa de la vida

La diferencia principal entre la sordera y la hipoacusia es el grado de intensidad de la pérdida auditiva. Las que padecen hipoacusia sufren una pérdida auditiva que no supera los 70dB, y en cambio, las personas con sordera han perdido más de 70dB en su capacidad auditiva. Y para su detección temprana es fundamental realizarse pruebas auditivas, como las audiometrías, que evalúan el estado de la audición. Con ellas, podemos evitar además posibles complicaciones en el futuro.

Es muy común que con la edad aparezcan problemas de audición, las personas mayores de 65 años pueden sufrir pérdidas auditivas. La exposición prolongada a ruido fuerte puede generar pérdida de audición. Los factores hereditarios pueden suponer problemas de hipoacusia. Las infecciones de virus y bacterias pueden dañar el oído, además de la otitis infantil no tratada. La Otosclerosis que afecta a la movilidad de los huesos del oído medio, reduciendo la eficiencia en la trasmisión de las vibraciones. Ciertos fármacos y el alcohol y tabaco pueden perjudicar al oído.

Afortunadamente, la pérdida auditiva tiene remedio a día de hoy, En los casos en los que la audición no se ha perdido por completo, una de las soluciones auditivas preferidas por quienes quieren recuperar la audición son los audífonos. Y en Clínica Coda trabajamos para cuidar tu audición.

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.