El oído es un sentido tan curioso como desconocido. Nuestro centro del equilibrio está en el oído: el sistema vestibular situado en el oído interno es el encargado de coordinar el equilibrio. Por ese motivo, la mayoría de los vértigos tienen su origen en el sistema auditivo.

El oído es el único órgano que se limpia solo, no hay utensilio perfecto para la higiene del oído.

La cera es un fluido que segrega nuestro cuerpo de manera automática, y lo hace en el oído externo, el cerumen es una sustancia importante en el canal auditivo, su función es la de proteger al oído interno de suciedad, bacterias, polvo y hongos. Cuando su secreción es abundante si pueden originarse problemas como presión al tímpano y obstrucción del conducto auditivo, afectando así a la capacidad auditiva.

En el oído tenemos el hueso más duro que es el hueso temporal, que protege el oído interno y el hueso más pequeño de nuestro organismo, el estribo o estapedio, situado en el oído medio y que forma parte de la cadena de huesecillos.

El oído está siempre en funcionamiento: nuestro sistema auditivo nunca duerme. Cuando dormimos, el cerebro inhibe los sonidos que nos rodean y, solo cuando se produce un ruido diferente y más intenso, es cuando el oído reacciona como mecanismo de defensa para poder actuar rápidamente. Y todas la personas tenemos algunos sonidos qué nos molestan e irritan, cómo la fricción de un cuchillo contra un cristal, un tenedor contra un plato de porcelana, etc..

Los ácidos grasos Omega 3 que se encuentran en pescados como el salmón o el atún fortalecen los vasos sanguíneos del oído interno y pueden prevenir problemas auditivos. Y los antioxidantes, el ácido fólico y el consumo de vegetales de hojas verdes, como las espinacas y la lechuga romana, son beneficiosos para prevenir problemas auditivos causados por el ruido.

Desde nuestro nacimiento el oído derecho responde mejor a los sonidos del habla, mientras que el izquierdo percibe mejor los tonos continuos o sonidos musicales, por eso la música se escucha mejor por la izquierda.

Nuestro trabajo en Clínica Coda es cuidar de tu audición.

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.