Diariamente estamos expuestos a sonidos y algunos ruidos pueden atacar las estructuras delicadas del oído interno. El oído es un órgano complejo que puede dañarse si se somete a un tipo de ruidos excesivos y largos en el tiempo. Las células ciliadas, dentro de nuestro oído, son las encargadas de convertir el sonido en impulsos nerviosos para que nuestro cerebro las intérprete, y para que no pierdan sus facultades y la capacidad de restituirse, es importante cuidar el oído con la intensidad del ruido. 85 dB es la intensidad sonora que nuestro oído puede tolerar sin riesgo de lesión auditiva. A partir de 100 dB, el sonido empieza a ser molesto, y con 120 dB el sonido es insoportable. Los ruidos muy agudos son más dañinos que los graves. El ruido puede dejarme sordo?? los ruidos muy fuertes, como la explosión de un petardo muy cerca, pueden dañarme el oído, pero la música a alto volumen durante horas después de algunos años, también puede producir sordera. El ruido de un motor, sonido de sirenas de ambulancia, policía, bomberos, sierra mecánica, cadenas industriales. Si una persona está expuesta durante tiempo a sonidos fuertes y de alta intensidad es aconsejable el uso de protectores auditivos como tapones. Es importante tomar medidas para protegernos y en clínica Coda cuidamos de tu audición.

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.