La pérdida de audición provoca consecuencias sociales como aislamiento y problemas de comunicación con sus familiares y amigos, ya que la persona comienza a aislarse y a presentar sentimientos de depresión, angustia y baja autoestima.

Las consecuencias físicas pueden variar desde dolores de cabeza y tensión muscular hasta estrés y aumento de la presión arterial. Una consecuencia de la pérdida de audición no tratada es que puede reducir la función cerebral. Los altos niveles de azúcar en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos en el oído, lo que lleva a una pérdida auditiva. Esta es la razón por la que la sordera es dos veces más común en las personas que tienen diabetes que en las personas que no.

Los niños que sufren una pérdida auditiva no detectada precozmente suele originarse un problema añadido que es el retraso en el desarrollo del habla es decir, del lenguaje y, por tanto, retraso congnitivo. Si experimenta algunos de estos causas, debería someterse a una prueba de audición.

Muchos de los problemas mencionados pueden reducirse usando audífonos. El uso de audífonos incrementa la calidad de vida si tiene pérdida de audición. En clínica Coda cuidamos de su audición.

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.