El tímpano también conocido como membrana timpánica, es una fina membrana compuesta por diversas capas de tejido elástico que separa el oído externo del oído medio. El tímpano está situado concretamente en el límite entre el canal auditivo externo y el propio oído medio. Está formado por una cavidad y una membrana. Íntimamente ligados al tímpano aparece un conjunto de tres huesos minúsculos llamados martillo, yunque y estribo, que de manera popular se conocen como “huesecillos”, y que asisten al tímpano en su función de amplificación. La membrana timpánica es elástica y tiene forma cónica.  El tímpano tiene cómo función principal: La audición. Cuando las ondas sonoras lo golpean, el tímpano vibra; es el primer paso por el cual las estructuras del oído medio e interno traducen las ondas sonoras en impulsos nerviosos.

El tímpano es un órgano delicado por su propia composición. Su fina membrana expuesta a las vibraciones y los impulsos es vulnerable tanto a las condiciones ambientales como a los cuerpos extraño que en ocasiones introducimos en nuestros oídos, pero también a las propias secreciones, como las mucosidades, que pueden aumentar la presión sobre esta membrana.

El tímpano es el encargado de proteger el oído medio aislándolo del frío e impidiendo que bacterias o suciedad se introduzcan en él.

Para proteger al tímpano, el conducto auditivo se curva ligeramente haciendo más difícil que por ejemplo, los insectos puedan alcanzarlo. El conducto auditivo, además de proteger el tímpano, actúa como un audífono natural que amplifica automáticamente los sonidos bajos y menos penetrantes de la voz🗣 humana.

Por ello es imprescindible que estén en buen estado. Si nota algún problema no dude en consultarnos.

Puedes ponerte en contacto con nosotros. Por teléfono 944 072 059, por e-mail a info@clinicacoda.es o en nuestro centro auditivo en Calle Gordoniz Nº9 (Clínica Indautxu) en Bilbao.