Comenzar a usar audífonos requiere un período de adaptación que puede llevar a veces hasta  2 meses. Hay que tener en cuenta que hay sonidos que serán nuevos y diferentes porque el usuario lleva mucho tiempo sin oírlos y tardara unas semanas en acostumbrarse nuevamente a ellos  por eso hay sonidos familiares que  al principio pueden resultar extraños o poco naturales, por ejemplo, el sonido del agua al salir del grifo, el sonido de la vajilla o el sonido de su propia voz.

Es necesario que el usuario sea capaz de recordar y trasmitir al audioprotesista todos estos sonidos que nota diferentes o que le puedan resultar molestos  para que el profesional, a través del programa informático, pueda ir mejorando su audición.

A continuación os damos seis pautas que guiarán al usuario en el período inicial y harán más fácil su adaptación:

  1. Hay que familiarizarse con los sonidos en el entorno del hogar, mediante la escucha de los distintos sonidos de fondo y su reconocimiento, tomando tiempos de descanso para acostumbrarse poco a poco.
  2. Salir al exterior para escuchar los sonidos ambientales. Se recomienda empezar por un sitio tranquilo como un parque o un bosque, que además permitirán al usuario reencontrarse con los sonidos de la naturaleza. Parte del entrenamiento consiste de hecho en identificarlos y reconocerlos. No hay que asustarse. Las nuevas tecnologías en los audífonos permiten el tratamiento de la señal sonora de forma inteligente, amplificando solo lo que necesitamos oír y reduciendo el ruido ambiental.
  3. Comenzar por conversaciones con una sola persona, próxima a su confianza, en un sitio tranquilo, deberá asegurarse de que puede ver claramente la cara del interlocutor, de este modo le será más fácil leer los labios y ver sus gestos para que sus ojos puedan completar la información a sus oídos. Estos mismos consejos son los que deberá seguir como ayuda para mantener conversaciones en grupo, con la dificultad añadida del ruido de fondo que suele haber en estas situaciones. El usuario en este caso tratará de escuchar las distintas voces para intentar reconocerlas por el timbre y ritmo, relacionándolas así con cada persona. Centrará después su atención en la persona que desea entender como si estuviera en la situación de un único interlocutor, y no debe tener miedo a pedir que le repitan algo si no lo ha entendido a la primera.
  4. Escuchar la radio y la televisión ayudará notablemente a acostumbrarse al uso de audífonos. El usuario solicitará la ayuda de un normoyente para fijar el volumen del aparato transmisor en un nivel confortable para todos.
  5. Al visitar edificios públicos el usuario debe intentar sentarse cerca del hablante o en las primeras filas en los espectáculos, intentando evitar colocarse detrás de una columna o en un lugar donde exista una sombra de sonido.
  6. La práctica es la costumbre, por lo que utilizar el audífono el mayor tiempo posible es la mejor manera de re-aprender a oír. Incluso si el usuario puede escuchar sin audífono en alguna situación, se recomienda llevar el aparato todo el día para beneficia

 

Desde Clínica Coda os recomendamos que adaptéis vuestros audífonos en centros especializados, y con profesionales cualificados ya que es el primer paso para tener una audición satisfactoria.

Si tienes cualquier duda no dudes en consultarnos mediante e-mail a info@clinicacoda.es, teléfono al 944 072 059 ó en nuestro centro en Clínica Indautxu , Calle Gordoniz nº9, Bilbao

Estaremos encantados de despejar todas tus dudas, Cuida tu Audición con profesionales.