Si bien es cierto que no fue hasta hace 10 años, que los audífonos comenzaron a funcionar realmente bien en multitud de situaciones de escucha, y con buena apariencia estética

Lo que tradicionalmente condujo a un rechazo de audífonos en gran parte de personas con necesidad de llevarlos han sido tres mitos totalmente falsos a día de hoy:

  • Silbidos o pitidos

Los modelos más antiguos de audífonos tenían una tendencia a generar un estridente pitido, conocido como feedback o retroalimentación, siempre que el aparato quedaba holgado en el interior del oído.

Todo el mundo podía escuchar el pitido, excepto, por supuesto, la persona que llevaba el audífono. El feedback es lo que se produce cuando alguien con un micrófono está demasiado cerca del amplificador y entonces empieza a oírse ese sonido chirriante.

Actualmente la tecnología convierte a estos pitidos en inexistentes. Así que nadie más tendrá que pasar por esas incómodas situaciones.

  • No funcionan realmente bien

Los audífonos del pasado no tenían  la calidad de sonido y prestaciones de la tecnología actual. Los audífonos más modernos son extremadamente efectivos, y resultan muy cómodos para su uso habitual, tanto desde el punto de vista físico como desde el auditivo

La prestación de reducción de ruido ayuda a mantener la audición en niveles agradables aun cuando el ruido del entorno aumenta para facilitar la audición en ambientes ruidosos, tales como restaurantes, lugares concurridos o aeropuertos.

Adicionalmente la infraestructura electrónica dispone de un reductor del ruido de viento para mayor comodidad de uso del audífono en ambientes exteriores.

  • Me hacen parecer mayor

Mucha gente visualiza “vejez” cuando piensan en audífonos. Esto es un error lógico, pero  ¿qué es peor? ¿Llevar un audífono que es indetectable y escuchar lo que se dice? ¿O no llevarlo y estar continuamente preguntando “¿eh?”? O peor aún, ¿entender mal y responder de forma inapropiada?

Si es el look lo que hasta ahora le echaba para atrás a la hora de dar el paso, no tiene que preocuparse más. Le sorprendería la cantidad de personas que actualmente usan audífonos. En la actualidad estos instrumentos se diseñan para ser practicamente invisibles. Son ligeros, cómodos de llevar y no hacen sentirse “taponado”.

Realmente hoy en día no hay razones para no ponerse audífonos si tiene pérdida auditiva. Nosotros te dejamos a prueba los audífonos por un periodo de 30 días, de esta forma podrás saber si el modelo que ha escogido es el que verdaderamente se ajusta a tus necesidades.

Si tiene alguna duda no dude en ponerse en contacto con nosotros llamándonos al 944 072 059, e-mail  info@clinicacoda.es ó en nuestro centro en Clínica Indautxu , Calle Gordoniz nº9, Bilbao.

 Cuida tu Audición con profesionales.